Londres; Inglaterra / Redacción:

Un sujeto golpeó a su pareja y no se detuvo hasta que la víctima terminó con la masa encefálica expuesta; a Sandra “N” de 33 años la encontraron muerta en el jardín trasero de Wojciech “N”.

La también madre tardó dos horas en morir, luego de que el sujeto golpeó su cabeza en un ataque de “ira y celos”.

El agresor afirmó ante un jurado, que Sandra le había estado “mintiendo” los días anteriores al homicidio; insistió en que la relación era “tóxica” y que se habían separado, pero los agentes mostraron mensajes entre ellos.

En el tribunal, el hombre declaró cómo se encontraron en una fiesta de cumpleaños pero dos días después, “enfureció y le dejó heridas tan graves que su cerebro quedó expuesto”, señalaron los fiscales.

Además, el acusado insistió en que sufre una enfermedad mental, que no le permitió recordar lo que sucedió la noche en que murió su pareja. Le preguntaron si en realidad quería tener una relación con la fallecida y respondió: “no, fue ella quien me pidió que volviéramos y me negué a hacerlo; no quería una relación tóxica”, relató.