Rumania:

 

Los padres de un menor de 9 años, víctima de cáncer, decidieron quitarse la vida al no soportar la muerte de su hijo.

Vecinos del sector, descubrieron la macabra escena: el padre ató una soga a su cuello y se colgó en la cocina, mientras que ella en el cuarto del menor.

De inmediato pidieron la presencia de las autoridades policíacas, quienes al indagar al interior de la vivienda, también encontraron el cuerpo del menor de apenas 9 años, cubierto con una sábana, acostado en su recámara.

¡CHECA!: https://voxpopulinoticias.com.mx/2019/10/capturan-a-hombre-que-mato-a-su-hermano-por-ser-gay-en-venezuela/

Los hechos ocurrieron al interior de una vivienda, ubicada en un residencial en la ciudad de Constanta, al sureste de Rumania.

Acordonaron la vivienda y al realizar las pesquisas correspondientes, encontraron una carta de despedida, en la que la madre describió el horror que había sentido al saber que habían diagnosticado a su hijo con cáncer cerebral. Relató todo el sufrimiento que pasaron para poder ganar la batalla, pero no fue así, por lo que al perder la vida su único hijo, no soportaron el dolor y decidieron quitarse la vida.

“No puedo expresar el dolor que dos padres sienten cuando se enteran de una noticia tan terrible sobre su hijo. Él solo tenía dos años cuando lo diagnosticaron”.