Astaná; Kazajistán / Redacción:

Dos niños se encontraban mendigando porque sus padres los mantuvieron varios días sin comer, además de que sus progenitores los castigaron cruelmente al quemarlos.

A los menores de 18 meses y nueve años los trasladaron al Hospital Ust-Karnenogorsk, por presentar quemaduras profundas con cigarros en el rostro y cuello.

Varios vecinos los auxiliaron porque no tenían chaquetas, a pesar de las bajas temperaturas que se registraron; cuando los médicos les preguntaron el motivo por el que deambulaban en la calle, el mayor confesó que sus papás los echaron de la casa por tener hambre y pedirles de comer.

Según el menor, ambos bebieron vodka y decidieron lanzarlos a la calle, por lo que caminó con su hermana en brazos por largas horas.

Los residentes llamaron a una ambulancia para que los llevaran al nosocomio y al llegar, los galenos se sorprendieron por las quemaduras que tenía el mayor a la altura del cuello. Mientras que su hermanita, presentó quemaduras en el cuerpo, además de padecer de hipotermia y desnutrición.